"Toma una sonrisa, regálala a quien nunca la ha tenido. Toma un rayo de sol, hazlo volar allá en donde reina la noche. Descubre una fuente, haz bañar a quien vive en el barro. Toma una lágrima, ponla en el rostro de quien nunca ha llorado. Toma la Valentía, ponla en el ánimo de quien no sabe luchar. Descubre la Vida, nárrala a quien no sabe entenderla. Toma la Esperanza y vive en su Luz. Toma la Bondad y dónala a quien no sabe donar. Descubre el Amor y hazlo conocer al mundo". Mahatma Gandhi

17 abril 2009




"Descubren bacterias que viven sin luz ni oxigéno bajo el hielo de la Antartida"



Un insólito ecosistema donde viven bacterias pese a no haber oxígeno, en completa oscuridad, a 10 grados bajo cero y en un medio acuoso con cuatro veces mayor salinidad que la del mar, ha sido descubierto en un lago subterráneo bajo un glaciar, en la Antártida. Este impoluto hábitat funciona como un perfecto mecanismo biológico desde hace nada menos que entre 1,5 y cuatro millones de años.

Investigadores de las universidades de Harvard y Cambridge publicaron ayer en Science su hallazgo. El lugar, denominado Cataratas de Sangre por el agua de alta coloración roja procedente de la oxidación que fluye por debajo del glaciar, ya había llamado la atención de los primeros exploradores antárticos en 1911, el año que se descubrió el Polo Sur. Ellos lo atribuyeron a unas algas rojas que suponían debían vivir bajo el hielo.

Pero una casualidad ha permitido descubrir el porqué de ese llamativo color rojo sobre el manto blanco del hielo. Mientras una investigadora permanecía junto al lugar justo el día oportuno, hubo un flujo de la salmuera subglacial recién filtrada que permitió tomar las primeras muestras y realizar los análisis que habían estado intentando durante años.

El primer resultado del laboratorio asombró a los científicos: el agua no contenía oxígeno. Además, era rica en sulfuro, propio de los ambientes marinos y con una concentración salina cuatro veces mayor que la de los océanos.

Eso dio pistas sobre su origen oceánico y la edad: entre 1,4 y cuatro millones de años, cuando gran parte de la Tierra estaba cubierta de hielo y el agua marina quedó atrapada bajo los glaciares en un lago de unos cuatro kilómetros de largo por 400 metros de ancho, que no está congelado debido a su elevada salinidad.

Pero lo realmente sorprendente es que los microbios que vivían entonces han seguido reproduciéndose y es el hogar de esos seres que han vivido ahí durante millones de años, aportando un ejemplo único de cómo un sistema microbiano puede sobrevivir durante un periodo prolongado sin fotosíntesis o nutrientes de una fuente externa.

Un secreto del glaciar. Jill A. Micucki y su equipo de investigación afirman que el lago de origen marino situado en el Valle Seco de McMurdo, al este de la Antártida, bajo un glaciar de 1,5 kilómetro de espesor es anóxica, extremadamente salina, y repleta de hierro.

También contiene sulfato, una fuente de energía común para microbios, pero curiosamente poco del sulfuro que generalmente se esperaría si los microbios estuvieran metabolizando el sulfato mediante su reducción a sulfuro.

Basándose en los isótopos de oxígeno en el sulfato y la evidencia de una enzima llamada adenosina 5 fosfosulfatoreductasa, los científicos concluyen que los microbios están de hecho reduciendo el sulfato pero que lo están haciendo a través de un metabolismo hierro-sulfuro interconectado, el cual utiliza hierro de la base de sustrato rocoso del lago.

Los descubridores del nuevo hábitat proponen que sistemas microbianos similares pueden haber existido durante los episodios de la llamada Tierra Bola de Nieve, cuando el planeta podría haber estado cubierto casi por completo de hielo.







"El CSIC presenta su càpsula de la juventud"


MADRID.- Las civilizaciones más antiguas lo han buscado sin descanso y la simple sospecha de su existencia ha inspirado varios guiones cinematográficos, pero han sido dos investigadores españoles del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) los que, al parecer, han dado con la ansiada fórmula del 'elixir de la eterna juventud'. Al menos, así es como han presentado una nueva pastilla de resveratrol, una sustancia antioxidante de la uva que ayuda a la supervivencia celular, y que tendría los beneficios de ingerir 45 kilos de uva o el equivalente a 45 botellas de vino. Una fórmula que también están investigando en otros países.


Los efectos de estas cápsulas rojas, denominadas Revidox, se consiguen gracias a la aplicación de un método descubierto "por casualidad" por los científicos Juan Carlos Espín y Francisco Tomás cuando trataban de mejorar la calidad de las frutas y hortalizas. La técnica se basa en la luz ultravioleta e incrementa hasta 2.000 veces los beneficios del resveratrol. El funcionamiento es el siguiente: la exposición de las uvas cosechadas a rayos de luz ultravioleta hace que éstas respondan produciendo más cantidades de resveratrol, como harían de forma natural para defenderse de cualquier agresión, pues dicha sustancia la fabrican como mecanismo de defensa.


El resveratrol es capaz de estimular la acción de unas proteínas -sirtuinas- que están íntimamente relacionadas con la supervivencia celular. Según han explicado en rueda de prensa los investigadores, "la prolongación de esta vida celular repercute no sólo en el rejuvenecimiento de la piel, sino en la regeneración de todos los órganos, incluyendo el cerebro, el hígado, el sistema cardiovascular o el aparato digestivo".

Espín ha afirmado que "hemos hecho pruebas con roedores y hemos visto que los genes de la longevidad se activan por tres y que mejora la salud en general. Ahora estamos haciendo un estudio con cerdos y un ensayo clínico con 150 personas que tienen un riesgo cardiovascular evidente", informa Rosa M. Tristán.

El producto, que ya comercializa el laboratorio farmacéutico Actafarma, cuyo portavoz Pedro Tocabens ha acompañado a los investigadores en la rueda de prensa, se ha presentado como un complemento alimenticio natural y no como un medicamento, lo que quiere decir que los controles que pasan no son los mismos. No obstante, los investigadores señalan que "el producto sí ha pasado infinidad de controles por parte de la comunidad científica y de las autoridades sanitarias".

¿Cuánto hay que tomar para lograr la juventud? Pues, según los científicos del CSIC, hay que tomar a diario y durante toda la vida una pastilla, cada una de las cuales tiene un precio algo superior al euro y se venden en cajas de 30. Un negocio, en principio, prometedor, ya que según los descubridores "carece de efectos secundarios y no está contraindicado su consumo por parte de ningún sector de la sociedad, aunque se aconseja que se evite en segmentos de la población más sensibles como lactantes, niños o embarazadas".

Una dosis polémica

Las propiedades rejuvenecedoras del resveratrol son bien conocidas desde hace tiempo por la comunidad médica y científica. De hecho, otros compuestos basados en este ingrediente están siendo probados en humanos. Uno de estos trabajos está coordinado por los científicos Leonard Guarente y David Sinclair, del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) de EEUU y la Universidad de Harvard, respectivamente. ¿La principal diferencia con el producto presentado por el CSIC? Pues que según los investigadores estadounidenses, la dosis terapéutica necesaria para un humano equivaldría a 10.000 botellas de vino tinto. El Revidox equivale a 45 botellas. No obstante, los científicos del CSIC han hecho hincapié en que su producto no tiene un objetivo terapéutico sino preventivo.

Guarente y Sinclair fueron los que identificaron el grupo de genes -bautizados con el nombre de SIRT- aunque más conocidos como genes de la longevidad, que son los que codificaban las proteínas sirtuinas. Y, pese a todo su potencial, también encontraron un peligro ante la posibilidad de manipular estos genes, pues alguno de ellos también está implicado en el desarrollo tumoral.



Lo que está claro es que las moléculas relacionadas con la longevidad parecen un negocio futuro, ya que tanto Sinclair como Guarente se decidieron a crear compañías farmacéuticas para, en caso de lograr el codiciado 'elixir de la juventud' poder comercializarlo también. Una de ellas, Sirtris Phramaceutical, de Sinclair, fue comprada posteriormente por el gigante farmacéutico GlaxoSmithKline por unos 450 millones de euros.

UVAS: Las uvas con piel y pepitas contienen antioxidantes como el resveratol que bloquean los agentes cancerígenos y el crecimiento de los tumores.








1 comentario:

Sony dijo...

la noticia de los microbios en la antartida me parece algo realmente asombroso,de como han podido ambientarse a tantos grados bajo cero y en esas condiciones con la salitre,ya vemos que todo ser viviente se adapta al sitio donde vive y sde reproduce.
con respecto a las capsulas de la juventud,me parece algo muy bueno,lo que no parece bueno es el costo que tienen en el mercado,porque como siempre,solo estara al alcanse de los que tengan dinero para pagarlo,o sea los ricos y los demas ajo y agua,a joderse y aguantarse.

papa noel

.....

.....