"Toma una sonrisa, regálala a quien nunca la ha tenido. Toma un rayo de sol, hazlo volar allá en donde reina la noche. Descubre una fuente, haz bañar a quien vive en el barro. Toma una lágrima, ponla en el rostro de quien nunca ha llorado. Toma la Valentía, ponla en el ánimo de quien no sabe luchar. Descubre la Vida, nárrala a quien no sabe entenderla. Toma la Esperanza y vive en su Luz. Toma la Bondad y dónala a quien no sabe donar. Descubre el Amor y hazlo conocer al mundo". Mahatma Gandhi

02 junio 2009

"Puede un rayo tirar un avión???"



  • Los expertos no creen que el rayo sea la única causa del accidente
  • El parte metereológico del día daba turbulencias "severas" y granizo en la zona
  • Un rayo impactando en un avión al despegar del aeropuerto de Osaka (Japón).

Turbulencias "severas" y granizo. Ése era el pronóstico previsto por la Oficina de Meteorología de Londres para el 1 de junio de 2009 en la zona del Oceáno Atlántico en la que desapareció el avión de Air France. En concreto, entre la línea del ecuador y el meridiano 30 oeste.

Según el parte meteorológico que facilitó esa oficina a los pilotos que cubrieron ese día la ruta Río de Janeiro-París, al que ha tenido acceso elmundo.es, el avión encontraría situaciones de "tormentas, granizo, nieve, turbulencias severas e hielo", además de nubes aisladas, ocultas entre otras nubes de tormenta, hasta los 45.000 pies de altura.

Eso significa que en el momento de la desaparición del A-330-203 de Air France, la aeronave tuvo que sortear altos niveles de inclemencias meteorológicas, justo antes de llegar a las islas de Cabo Verde.

Está claro que los pilotos eran conscientes de la situación que se avecinaba. De hecho, en la última comunicación por radio que mantuvieron con los controladores (3.33 horas) advirtieron turbulencias, además de notificar su posición y la hora en la que se volverían a comunicar con el centro de tierra.

Todos los aviones tienen pararrayos

A partir de esa hora, se les pierde la pista y comienzan las hipótesis sobre las causas del accidente. El portavoz de la compañía Air France apuntó la posibilidad de que el avión, en el que viajaban 228 personas, fuese alcanzado por un rayo, pero la incógnita es: ¿puede un rayo derribar un avión?

Los expertos consultados por este periódico tienen una respuesta clara: No. "Un rayo no tira un avión. Los Airbus tienen un sistema debajo de la pintura para que cualquier rayo que entre, pueda salir. Todos los aviones están preparados para recibir rayos", asegura Miguel Ángel Gordillo, piloto de líneas aéreas.

De la misma opinión es Óscar Molina, piloto de Airbus y vocal del Colegio Oficial de Pilotos de la Aviación Comercial (COPAC), quien asevera con rotundidad que "el rayo por sí solo no puede ser la única causa del accidente".

De hecho, que un rayo impacte en un avión no es algo excepcional, ya que se calcula que todos los aviones son víctimas de un rayo cada 1.000 horas de vuelo.

Todas las aeronaves están dotadas de pararrayos. Los rayos suelen impactar siempre en el morro del aparato, que es donde se encuentra la antena del radar meteorológico que indica al avión la presencia de tormentas.

Al no estar conectado con la tierra, el rayo pasa por dentro de la aeronave y sale por la cola. En concreto, por los descargadores de electricidad estática que están situados en esta parte del avión. Cuando se produce el impacto, las personas que se encuentran en el interior tan sólo advierten un resplandor y un chasquido inmediato.

Por tanto, las explicaciones del portavoz de Air France parecen bastante inconsistentes. Otra cuestión diferente es si un rayo puede provocar un accidente de avión, en cuyo caso la respuesta es afirmativa. El rayo, al impactar en el radar meteorológico, puede dejarlo inoperativo, lo que implica que el piloto tenga que ir a ciegas en medio de turbulencias.

Al ir sin este radar, el avión puede entrar en una tormenta de granizo -prevista en el parte meteorológico del 1 de junio de 2009 para la ruta a seguir por el A-330-203 de Air France-, que puede meterse en los motores y apagarlos. Cada motor lleva un generador eléctrico, que, inmediatamente, deja también de funcionar.

Avión a oscuras

En ese momento, el avión se queda a oscuras y se alimenta de las baterías que lleva a bordo. La aeronave cuenta con un tercer generador, adicional, situado en la cola, que en ruta suele ir apagado. El piloto puede tardar hasta cinco minutos en ponerlo en funcionamiento. Mientras, tiene que intentar recuperar el control del avión, que se ha quedado con los motores parados y se precipita al vacío.

Según esta hipótesis, el rayo pudo impactar en el radar metereológico y provocar que el piloto se quedase a ciegas. Sin embargo, algunos expertos consideran que si produce este percance, la actitud más lógica para el comandante es darse la vuelta y regresar al aeropuerto.

Así lo atestigua Molina, que es piloto de Airbus y ha realizado la ruta Madrid-Río de Janeiro en numerosas ocasiones: "No puedes atravesar el frente intertropical sin radar y, menos, de noche. Lo más lógico en esta situación es darse la vuelta. Es una zona muy incómoda para volar. Te pasas las dos horas intentando esquivar las tormentas y mirando el combustible, por si hay que ir al aeropuerto más cercano".

En lo que sí coinciden todos los expertos consultados por este diario es que el lugar donde se produjo el accidente, el llamado frente intertropical, es una región de fuertes turbulencias y tormentas.

En esta zona de convergencia tropical, que fluctúa alrededor del Ecuador, confluyen las masas de aire de los dos hemisferios. Los vientos pueden llegar a alcanzar los 200 kilómetros por hora y pueden ir acompañados de tormentas con rayos y granizo e incluso de mini-ciclones.

¿Fue ésta la causa del siniestro? La respuesta se encuentra en las cajas negras del avión, que también serán difíciles de recuperar porque la profundidad del mar en esa zona, situada entre Brasil y Senegal, es de 3.000 metros.


1 comentario:

Sony dijo...

asi es amiga,siempre se aprende algo nuevo,lastima que se tenga que aprender estas cosas cuando ocurren tragedias como estas.al menos ya me quedo tranquila que los aviones no pueden derribar un avion en pleno vuelo.
debo decir ademas otra cosa,esta zona donde ocurrio la tragedia,solo los que hemos pasado por este sitio,cubriendo la ruta de america del sur con europa,sabemos lo que son las turbulencias que hay alli y el miedo que muchas veces se pasa,pero lamentablemente es la unica forma de cruzar el oceano y la ruta ya esta marcada,no se puede cambiar.ojala hicieran un puente para unir ambos continentes,yo seria la primera en cruzarlo,porque cada vez me da mas miedo volar en aviones.
un besito amiga!!!!!!!!

mariposas

.....

.....