"Toma una sonrisa, regálala a quien nunca la ha tenido. Toma un rayo de sol, hazlo volar allá en donde reina la noche. Descubre una fuente, haz bañar a quien vive en el barro. Toma una lágrima, ponla en el rostro de quien nunca ha llorado. Toma la Valentía, ponla en el ánimo de quien no sabe luchar. Descubre la Vida, nárrala a quien no sabe entenderla. Toma la Esperanza y vive en su Luz. Toma la Bondad y dónala a quien no sabe donar. Descubre el Amor y hazlo conocer al mundo". Mahatma Gandhi

25 octubre 2009





"El bosque, al rescate del planeta"

Según los expertos, la forestación se convirtió en una fuente interesante de energía y un arma insustituible en la lucha contra el cambio climático.

El bosque, al rescate del planeta

El 20% de las emisiones de gas de efecto invernadero, esos poderosos culpables del cambio climático, son producto de la deforestación. Una deforestación que, sin prisa pero sin pausa, se devora silenciosamente 13 millones de hectáreas de bosques por año o 36 canchas de fútbol por minuto.

A partir de estos hechos se puede hacer una conclusión obvia, al menos para Jan Heino, subdirector general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO): la protección y el crecimiento del sistema forestal son cruciales para frenar los efectos del cambio climático y el veloz deterioro del medio ambiente.

El cuidado de los bosques naturales y la promoción de los cultivados pueden contribuir a la solución de los problemas ambientales, y a la vez proveer de energía limpia y oportunidades económicas a los países en vías de desarrollo fue el gran tema de debate del XIII Congreso Forestal Mundial, que se realizó esta semana en Buenos Aires con más de 6000 asistentes de 26 países.

"Nuestro desafío número uno es combatir el cambio climático. Por eso, tenemos que trabajar unidos para lograr una gestión de forestación sustentable y recuperar las tierras forestales degradadas, que hoy alcanzan las 250 millones de hectáreas", dijo Jochen Flasbarth, presidente de la Convención de la ONU sobre Diversidad Biológica.

"Deforestación cero para 2020 tiene que ser el objetivo. Pero esto no implica que no haya deforestación alguna, sino que ésta se reduzca y se compense mediante la reforestación y la forestación de tierra degradada", dijo Rodney Taylor, director del Programa Internacional de Bosques.

Claro que, para esto, señalaron los expertos, el papel de las organizaciones internacionales y los gobiernos es crucial, ya que sin apoyo económico no se puede encarar el desafío.

En este contexto, en el congreso se presentaron tres casos exitosos de planes para recuperar y proteger los bosques.

Programas de ayuda

El primero de ellos fue el programa presentado por el funcionario británico Tim Rollinson. "El Proyecto Tropical del Príncipe de Gales tiene por objetivo recuperar los bosques húmedos, a un costo de entre 15.000 y 25.000 millones de euros. Este programa estipula que las naciones recibirán fondos en función de la cantidad de bosques que logren recuperar", explicó.

El segundo caso presentado fue el de Costa Rica, explicado por el ministro de Medio Ambiente de ese país, Jorge Rodríguez. "Hace más de tres décadas, Costa Rica decidió combatir la deforestación mediante el aumento de áreas protegidas y la instrumentación de herramientas financieras para la reforestación. Así, nuestra cobertura forestal pasó del 21% en 1987 al 51,4% en 2005, con una inversión de US$ 2000 millones, aportadas mediante impuestos por la comunidad. Los bosques de Costa Rica hoy almacenan 230 millones de toneladas de carbón, lo que es un valioso aporte contra el calentamiento global", agregó.

El tercer ejemplo presentado fue el del Programa de Reducción de Emisiones de Carbono Causadas por la Deforestación (REDD, por sus siglas en inglés), pensado para que los fondos de ayuda a la conservación y promoción de bosques lleguen a las comunidades locales, para que estas controlen su patrimonio forestal.

Por otro lado, Taylor destacó la realización del Foro de Copenhague, cuyo propósito es reducir emisiones en un 40% para el 2020 y brindar apoyo financiero de US$160.000 millones anuales a los países en vías de desarrollo para promover la forestación.

"Hay varias formas de contribuir a la solución: los países ricos pueden aportar fondos para ayudar a los países en desarrollo a reducir la deforestación y se puede fomentar la producción y la compra responsable de los productos agrícolas y forestales", dijo Taylor. "También es importante respetar los intereses de las comunidades originarias en la conservación de los bosques", agregó.

Justamente sobre este último punto habló Euclides Pereira, delegado de los pueblos del Amazonas. Para Pereira, el mundo debe establecer una relación de armonía entre el hombre, el medio ambiente y el desarrollo. Y, en este punto, las comunidades originarias tienen mucho con que contribuir.

"Nuestra convivencia con la naturaleza ha sido históricamente diferente a la visión de moda, según la cual la naturaleza debe permanecer intacta. Para nosotros, la naturaleza no es algo externo a nosotros ni para ser explotado. Nosotros formamos parte de ella. Los pueblos indígenas hemos demostrado que puede haber desarrollo sin herir al medio ambiente". Por otro lado, Pereira dijo que los poderes de su país deben dejar de mirar a los pueblos originarios como una amenaza, para verlos como parte de la solución. "No estamos en contra del desarrollo, pero habría que discutir qué tipo de desarrollo queremos", dijo Pereira.

Otro de los focos de debate en el XIII Congreso Forestal Mundial estuvo alrededor del papel que los bosques pueden desempeñar en la producción de energía a partir de biomasa. Aunque hoy sólo el 30% de la madera se destina a fines energéticos y sólo el 10% del consumo mundial energético proviene de la biomasa, los especialistas estiman que el aprovechamiento de esta alternativa va a incrementarse.

"Aunque creemos que el uso tradicional de la biomasa como carbón no va a aumentar, sí creemos que se seguirá incrementando su uso moderno, por ejemplo, para generar calor o potencia", dijo Adrián Whiteman, economista de la FAO. Según Whiteman, un ejemplo de esto es que en la última década se incrementó 1000 veces la producción de calor a partir de pellets de madera y en la India ya se instalaron 200 usinas para generar energía a partir de los residuos de la madera.

Ventajas de la biomasa

Otras ventajas que los expertos ven en la producción de energía a partir de biomasa es que esta no promueve la deforestación, como los biocombustibles hechos a partir de productos agrícolas, sino que, por el contrario, impulsa la reforestación.

Claro que el camino de la bionergía no es un lecho de rosas. "Si bien la biomasa es ventajosa porque es renovable, tiene baja emisión de carbono, bajo costo y su producción está bien distribuida, tiene como desventajas que sus resultados energéticos son bajos y es difícil de almacenar", dijo Why Kong Hoy, del Instituto de Investigación Forestal de Malasia. Para Why Kong Hoy, el desafío es equilibrar los beneficios ambientales con los aspectos financieros.

Para Derek Byerlee, del Banco Mundial, justamente que no se haya tenido en cuenta el equilibrio entre los beneficios ambientales y financieros en el caso de los biocombustibles líquidos provoca consecuencias no deseadas para el medio ambiente y los precios de los alimentos, un error que debería ser tenido en cuenta para no ser repetido a la hora de impulsar la producción de energía a partir de biomasa.

Para el consultor argentino Daniel Maradei, en el país la opción de generar energía a partir de la biomasa es casi una necesidad. "De cada tonelada de madera que entra a un aserradero, salen 400 kg de madera y 600 de desperdicio. Hoy, esos residuos se amontonan y no tienen uso. Si a partir de ellos pudiéramos generar energía, no sólo estaríamos haciendo un buen negocio, sino que estaríamos eliminando un pasivo ambiental", dijo Maradei. "La producción de energía es una alternativa más que interesante para la industria forestal local", agregó.

Los residuos de la madera se pueden usar para alimentar las calderas y para secar las maderas de las industrias. "Nueva Zelanda y Finlandia están muy avanzados en este aspecto. Finlandia transporta los residuos de la forestación y usa los pellets para calefaccionar hogares y fábricas", relató Maradei.

Para eso, indicó el experto, es necesario contar con planes de fomento oficiales. "Las inversiones para poder generar energía a partir de biomasa son millonarias. Se pueden encarar asociándose entre pequeñas empresas o con ayuda de un programa oficial de créditos blandos", dijo.

Producción de pisos, muebles, papel y energía y captación de carbono. Los expertos coinciden en señalar que los beneficios de la forestación pueden ser múltiples, si se encara como una alternativa económica para regiones económicamente poco desarrolladas, que a la vez contribuye a frenar el deterioro del medio ambiente y tiene un gran potencial energético.



El Tren De La Vida




Feliz domingo para todos!!!!!!!!!!!!!!!

1 comentario:

Sony dijo...

me alegro que te gustara mi aporte y sobre todo el video amiga y es verdad eso que dices.
un besote enorme y feliz semanita!!!!!!

mariposas

.....

.....