"Toma una sonrisa, regálala a quien nunca la ha tenido. Toma un rayo de sol, hazlo volar allá en donde reina la noche. Descubre una fuente, haz bañar a quien vive en el barro. Toma una lágrima, ponla en el rostro de quien nunca ha llorado. Toma la Valentía, ponla en el ánimo de quien no sabe luchar. Descubre la Vida, nárrala a quien no sabe entenderla. Toma la Esperanza y vive en su Luz. Toma la Bondad y dónala a quien no sabe donar. Descubre el Amor y hazlo conocer al mundo". Mahatma Gandhi

30 octubre 2009




"La casa de los ruidos"

La casa de los Ruidos, Madrid año 1.973. Un fenómeno extraño y de difícil explicación que tiene en vilo a muchos vecinos e investigadores en la barriada madrileña General Ricardos. Comienzan a escucharse ruidos nada normales y además de alta potencia en la Calle Toboso. Incluso se habla de la escucha, de conversaciones.




Los golpes secos, que parecían provenir del subsuelo llegan a mover objetos en algunas casas del lugar, hecho que se extendió rápidamente. Los vecinos, algo cansados de lo que estaba sucediendo, deciden manifestarse en sus calles. Protestan, porque esos ruidos quizás podían ser la antesala del derrumbamiento de sus casas, que ya han cumplido con creces el límite de habitabilidad. El Ayuntamiento madrileño envía varios peritos a la calle Toboso para confirmar o desmentir el riesgo de derrumbamiento. Tras el correspondiente análisis, se determina que los sonidos eran originados por la obras de ampliación de una línea de Metro que se realizan en un lugar cercano. Ante las conclusions de los expertos, los vecinos zanjan sus protestas y parecen haber vuelto a la tranquilidad.




Una semana después concluyen las obras de la línea de Metro, pero entonces, el pánico retorna a los vecinos ya que los ruidos continuan. Los sonidos alcanzan su máximo exponente en la tercera planta del inmueble nº73. Allí viven un matrimonio de ancianos y un chico adoptivo de 16 años llamado "Mauricio" con deficiencias mentales. Los últimos días del mes de Enero, los ruidos y golpes en la 3ª planta son tremendos. La televisión y los muebles caen al suelo. En ciertos momentos, llegan a aparecer extraños boquetes en la vivienda. Ya, a comienzos de febrero la situación se vuelve insostenible en el inmueble 73 de la calle Toboso. La Guardia Civil se pone en marcha. Un agente del cuerpo de seguridad visita la vivienda y manifiesta "los ruidos están a menos de diez metros". Yo voy a dar un informe a mis superiores, pero mi misión termina aquí". El anciano inquilino, alterado ante la escasez de soluciones, hace patente su angustia "aquí nadie sabe lo que pasa; tenemos que dormir en el salón por miedo a esos golpes.



Todos estamos asustados". Dias después los peritos descubren que bajo el suelo de las viviendas existen varias galerías que fueron utilizadas en la Guerra Civil. El 10 DE FEBRERO, el Comisario de Policía de la Zona, se hace cargo del caso. Encarga un informe pericial del fenómeno a un grupo de especialistas que instalan aparatos técnicos en la planta del inmueble, destacando la intervención del Vicepresidente de la "Sociedad Española de Parapsicología". Poco después, se sigue la pista del joven "Mauricio". La mayoría de los fenómenos ocurren cuando él está presente. En su habitación hay extraños agujeros y el movimiento de una mesa de 66 kilos fue visto por dos miembros policiales. Todo parece estar claro, "Mauricio" es la fuente de aquellas extrañas circunstancias que han ocasionado la alarma social. El joven, es trasladado a la sede de la Sociedad Española de Parapsicología para hacerle unas minuciosas pruebas. Con el paso de los días los ruidos y golpes van disminuyendo su intensidad.



MAURICIO NO ESTABA EN LA CASA. Cuando, ahora sí, parece resolverse el caso, se concluyen las pruebas al chico, y los analistas dan su veredicto y testifican "LOS FENÓMENOS SUPUESTAMENTE PARANORMALES ACAECIDOS EN EL DOMICILIO, TALES COMO MOVIMIENTO DE OBJETOS, BOMBILLAS QUE SE DESENROSCAN O ENSERES QUE SE PRECIPITAN CONTRA EL SUELO, NO GUARDAN RELACIÓN ALGUNA CON LOS SONIDOS QUE SE OYEN DESDE LA VIVIENDA Y QUE HAN MANTENIDO ALARMADA A LA VECINDAD". Los golpes continúan. Un perito del Ayuntamiento excava pequeños fosos junto a las casas, y finalmente declaró: "las viviendas son habitables, no existiendo de momento, peligro de derrumbamiento ni grietas de importancia en los muros de contensión.



Eso sí; SOBRE LOS RUIDOS NADA SE PUEDE AÑADIR, SIMPLEMENTE, QUE AHÍ ESTÁN. Ya en el MES DE MARZO la extraña casuística da su fin. Sin explicación alguna, TODO HABÍA DESAPARECIDO. Jamás se llegó a concluir exactamente de donde provenía el fenómeno. El primero de ellos obtiene una grabación Psicofónica en presente del joven "Mauricio" en la que se registra una Voz Infantil, que en tono algo angustioso grita ¡¡TENGO MIEDO!! Después de acabar, de repente el extrañísimo caso, continuaron las obras de Metro pero en las viviendas no se oyeron ruidos de ningún tipo.


x1pc5fjqddvowrnw0cuepka.gif



1 comentario:

Sony dijo...

parece ser que hasta la fecha nada se sabe de estos ruidos,aunque conozco a algunas personas que tambien han padecido de ruidos y cosas extrañas en sus casas y hasta el dia de hoy tampoco encuentran una explicacion.
espero les haya gustado el relato.
feliz fin de semana!!!!!!!!!!

mariposas

.....

.....