"Toma una sonrisa, regálala a quien nunca la ha tenido. Toma un rayo de sol, hazlo volar allá en donde reina la noche. Descubre una fuente, haz bañar a quien vive en el barro. Toma una lágrima, ponla en el rostro de quien nunca ha llorado. Toma la Valentía, ponla en el ánimo de quien no sabe luchar. Descubre la Vida, nárrala a quien no sabe entenderla. Toma la Esperanza y vive en su Luz. Toma la Bondad y dónala a quien no sabe donar. Descubre el Amor y hazlo conocer al mundo". Mahatma Gandhi

08 diciembre 2009


"Animales fantasmas...misterios de la naturaleza"

persa6

Los parapsicólogos han documentado casos de lo que se conoce como anpsi, fenómenos psíquicos en los animales. Los animales siempre han demostrado habilidades psíquicas en el terreno de la parapsicología. Se cuenta de muchas personas que han visto u oído fantasmas de animales, o bien el hecho más natural de que los animales se comporten de una manera especial cuando presienten alguna presencia fantasmal.

Se cuenta del estudio de un parapsicólogo que mantuvo en una casa encantada de Kentucky a un perro, un gato, una serpiente de cascabel y una rata. En primer lugar, metió al gato en una de las habitaciones encantadas de la casa. El gato se subió sobresaltado a una de las sillas de la habitación, salió corriendo y se negó más tarde a regresar a esa habitación.

persa4

El perro, que también estaba cerca, no paraba de ladrar y aullar, saliendo de la habitación y no queriendo entrar más. La rata no reaccionó, mientras que la serpiente de cascabel salió más despacio de la habitación.

Se cuenta también la historia de tres amigos que vieron el fantasma de un gato en 1900 y escribieron su experiencia para la revista Occult Review. En esa época, era una práctica común usar pseudónimos, por miedo al ridículo, para aquellas personas que habían sufrido algún caso de fenómeno psíquico.

persa1

Estos tres amigos eran Thane, Rue e Ilona, que estaban sentados en el salón de Thane, esperando la llegada de la gata Kitty, un gato persa de color gris, al que había ido a buscar el cocinero de la casa. Había noches en las que Kitty tenía que ser obligada a entrar en casa. El cocinero la llamó desde el balcón. La ventana se abrió y apareció un gato en la ventana, que se dirigió rápidamente hasta la puerta.

Los chicos miraron al gato y se dieron cuenta que no era Kitty, sino que era un gato persa negro. Antes de que Thane tuviera a Kitty, había tenido a un gato persa negro, que se llamaba Ruff, quien tenía la costumbre de lanzarse a la ventana cada vez que se abría. El cocinero no había visto al gato negro entrar, y eso que estaba en la ventana llamando a Kitty. Unos minutos más tarde, la gata apareció por la puerta, y el gato persa negro desapareció. Ellos lo buscaron por toda la casa, pero no dieron con el misterioso gato.

persa1

Rue escribió que el cocinero les pidió que bajaran a la cocina para ver el extraño comportamiento que adquiría Kitty cada vez que abría el armario. Kitty actuó extrañamente en varias ocasiones más. Algunos días se negaba a dormir en su cesta, y otros días no quería comer en la cocina, y había que hacerlo fuera de la casa.

Mientras Rue observaba, el cocinero cogió a Kitty y comenzó a acariciarlo. A su vez, intentó abrir disimuladamente el armario, sin que Kitty se diera cuenta. Al percatarse, el gato miró al armario aterrorizado, y arañando incluso al cocinero, saltó de sus brazos y salió corriendo despavorido. Algo había dentro del armario que aterrorizaba a Kitty.

persa3

Ruff había sido el gato favorito del cocinero, y le había cuidado hasta sus últimos días. El gato murió en su cesta, y desde entonces, el cocinero la había guardado dentro del armario. ¿Quizás fuera tal vez esa cesta y el fantasma de Ruff el que le diera tanto pavor a Kitty?…



"Pueden los animales ver fantasmas??"




En ocasiones vemos animales cómo perros y gatos que se quedan ladrando o aullando a un punto fijo en la nada. Dicen que los animales tienen un sexto sentido, un sentido que les permite ver o percibir la presencia de seres espectrales, detectar si un fantasma esta en una habitación y desde luego su compañía no les gusta. En una noche tranquila donde no se oye ningún ruido, ni parece haber ningún movimiento, de repente nuestro gato echa las orejas planas, hacia atrás, con las pupilas dilatadas, el dorso arqueado, el pelo erizado, moviendo el rabo, soplando, y mirando fijamente en dirección de aparentemente nada. Aterrado, el felino parece prepararse para defenderse ¿Pero de qué? ¿Tal vez puede ver o intuir algo que nosotros no podemos?




Y si es así ¿No parece escalofriante pensar que tiene un miedo tan irracional a lo que esta viendo? La sensibilidad de los animales, especialmente de gatos y perros, hacia los fenómenos paranormales es inquietante. El parapsicólogo norteamericano doctor Robert Morris utilizó animales como «controles» en sus experimentos durante los años sesenta. En una ocasión estuvo estudiando una casa habitada por fantasmas, y concretamente una habitación en la que había ocurrido una tragedia. Utilizó un perro, un gato, una rata y una serpiente de cascabel: -«Cuando hice entrar al perro menos de 1 m dentro de la habitación, empezó a gruñir a su dueño y volvió a salir por la puerta. De ningún modo pudimos evitarlo, y además se negó a entrar de nuevo.

-El gato fue introducido en la habitación en brazos de su amo. Cuando llegó a una distancia parecida dentro de la habitación, saltó inmediatamente sobre la espalda del amo, clavándole las uñas; luego saltó al suelo dirigiéndose hacia una silla. Pasó algunos minutos bufando y mirando fijamente una silla vacía situada en una esquina de la habitación, hasta que le sacamos fuera...» -La serpiente de cascabel adoptó inmediatamente una postura de ataque, dirigida contra la misma silla que había intrigado al gato. Al cabo de un par de minutos giró lentamente la cabeza hacia la ventana, para luego apartar la vista de ella y adoptar de nuevo la posición de ataque al cabo de cinco minutos.

El único animal que no reaccionó fue la rata; sin embargo, al cabo de un rato los cuatro animales fueron examinados en otra habitación de la casa, y allí se comportaron con toda normalidad.
Así que ya sabes, si sientes un escalofrío por tu espalda y tu mascota se comporta de un modo extraño, puede que no estemos tan solos como creemos... *La fotografía de más abajo:



En 1974 se tomó esta fotografía cuando Alfred Hollidge observó el extraño comportamiento de su gato que parecía seguir con la mirada un objeto por toda la habitación, al revelar el rollo de fotos apareció un gato o rata que no se encontraba en la habitación en el momento de sacar la foto.



Muchas gracias
por
visitarnos!!!!!!!



1 comentario:

Sony dijo...

todos los que hemos tenido de mascotas a algun animal hemos visto cosas parecidas en su comportamiento,yo lo vivi con un perro que me regalaron y es impresionante ver como el animal gruñe o incluso en ocasiones ataca a la nada,aunque otras veces el animal muestra un poco de temor al entrar en algunos sitios de la casa o pasar por delante de algun punto de la casa,es como si alguien los atemorizara,como que hay algo o alguien que quiera dañarlos.
esto es la experiencia que yo vivi con aquel fiel compañero,mi perro after.

mariposas

.....

.....