"Toma una sonrisa, regálala a quien nunca la ha tenido. Toma un rayo de sol, hazlo volar allá en donde reina la noche. Descubre una fuente, haz bañar a quien vive en el barro. Toma una lágrima, ponla en el rostro de quien nunca ha llorado. Toma la Valentía, ponla en el ánimo de quien no sabe luchar. Descubre la Vida, nárrala a quien no sabe entenderla. Toma la Esperanza y vive en su Luz. Toma la Bondad y dónala a quien no sabe donar. Descubre el Amor y hazlo conocer al mundo". Mahatma Gandhi

12 enero 2010



"Miep Gies, la mujer que custodió el diario de Anna Frank"

Miep Gies muestra la portada del libro 'El diario de Anna Frank'. | Ap

  • Fue la señora Gies quien reunió los papeles de Anna y los guardó
  • Al cumplir los 100 años, la señora Gies minimizó su papel proteccionista
  • Ayudó al padre de Anna Frank a reunir los escritos y publicarlos

Miep Gies, la última superviviente del grupo que ayudó a proteger a Anna Frank y a su familia de los nazis, ha muerto en Holanda a los 100 años de edad, según informa la BBC.

Ella y otros empleados de Otto, el padre de Anna Frank, abastecían de alimentos a la familia mientras les ocultaban de los nazis en una buhardilla secreta situada encima de los locales comerciales de Amsterdam.

El diario que Anna Frank escribió durante el tiempo que estuvo escondida, hasta que fue traicionada, es uno de los relatos más conocidos del Holocausto.

Miep Gies, de frente ala izquierda, Otto Frank, sentado en el centro, y el resto de ayudantes. | Ap

Miep Gies ha muerto en una residencia de ancianos después de sufrir una caída durante las Navidades.

Al cumplir los 100 años, la señora Gies minimizó su papel, diciendo que otras personas habían llegado mucho más lejos y habían realizado mayores esfuerzos por proteger a los judíos de Holanda.

Ella y sus compañeros de trabajo suministraron manutención a Anna y a otras siete personas durante dos años, de 1942 a 1944. Cuando las autoridades encontraron a la familia, fueron deportados, y Anna murió de tifus en el campo de concentración alemán de Bergen-Belsen.

Fue la señora Gies quien reunió los papeles de Anna y los mantuvo a buen recaudo con la esperanza de poder devolvérselos algún día a su joven autora. Pero nunca pudo ser, así que se los entregó a Otto Frank, que sí logró sobrevivir a la guerra, y le ayudó a compilar los escritos para publicarlos en forma de diario en 1947.

El libro se convirtió en un éxito de ventas y ha sido traducido a decenas de lenguas.







1 comentario:

Sony dijo...

no sabia que aun vivia esta mujer tan grande por sus valores,el de ayudar a conservar el diario de anna frank y ayudar a su padre tambien.
que descance en paz.

papa noel

.....

.....