"Toma una sonrisa, regálala a quien nunca la ha tenido. Toma un rayo de sol, hazlo volar allá en donde reina la noche. Descubre una fuente, haz bañar a quien vive en el barro. Toma una lágrima, ponla en el rostro de quien nunca ha llorado. Toma la Valentía, ponla en el ánimo de quien no sabe luchar. Descubre la Vida, nárrala a quien no sabe entenderla. Toma la Esperanza y vive en su Luz. Toma la Bondad y dónala a quien no sabe donar. Descubre el Amor y hazlo conocer al mundo". Mahatma Gandhi

13 febrero 2010



"La conmovedora historia de un haitiano que vive en Argentina"

Después del devastador terremoto viajó sin saber si encontraría a sus seres queridos; pudo regresar con su pequeña hija y su mujer; a un mes de la tragedia, expresó "Mi país está borrado del mapa".

La conmovedora historia de un haitiano que vive en la Argentina y rescató a su familia del horror

Stanley y sus hermanos en la casa de Villa Urquiza (barrio de Bs As,Argentina)

Medio minuto fue suficiente. Treinta y cinco interminables segundos y una intensidad de 7,3 grados en la escala de Richter alcanzaron para devastar un país donde ya reinaba el hambre, la pobreza y la desesperanza. Hace un mes Haití vivía el peor desastre natural de su historia, que dejó al menos 230.000 muertos, más de 300.000 heridos y 1.200.000 personas sin hogar.

Las viviendas se convirtieron en ruinas. El caos se apoderó de todos. La calle se volvió violenta.

Pero entre tanta desolación quedaron imágenes que alivian el dolor de la tragedia. Como la de la beba de 23 días rescatada de entre los escombros varios días después del terremoto. O la del pequeño de cinco años que alzó sus brazos en medio de la oscuridad cuando los voluntarios lo devolvieron a la vida.

Stanley Pierre también puede contar una historia con un final diferente, aunque sin poder despegarse completamente de lo que dejó en Haití. Hoy descansa en una tranquila casa del barrio porteño de Villa Urquiza junto a su esposa, Taciana Buissereth, su hija Gaelle, de 3 años, y sus hermanos Linz Saturne, Wendy Clermont y Carla Lajoie.

Tres días después del terremoto Stanley, que vive en la Argentina desde el año pasado, se subió a un Hércules de las Fuerzas Armadas sin saber si encontraría a sus seres queridos.

El regreso. La pequeña Gaelle se pasea por el comedor. Toma unos marcadores, dibuja algunos garabatos y ensaya sus primeras palabras: babaaa. Su padre acomoda a la familia en el sillón prestado y pone pausa en la película que reproducía una computadora portátil. Cuando está listo dice sin vueltas: "Haití está borrado del mapa".

Stanley le contó a lanacion.com las sensaciones que le provocaron volver a su país poco después del sismo. "Encontré un desastre, no quedaba nada. Nunca pensé que podría pasar algo así en mi país. Me sentí muy lastimado"

Lo peor para Stanley fue ver barrios enteros con sus casas destruidas y familias atrapadas entre los escombros. "Pude encontrar a mis «hermanitos», a mi esposa y a mi hija, pero no tenemos información de otros familiares. No sabemos si están vivos".

El 15 de enero, después de volar en el Hércules, Stanley se subió a una camioneta que salía a patrullar por Puerto Príncipe. Al llegar a la casa de su abuela vio que sólo quedaba en pie el portón de acceso. "Abrí, empecé a llamar y no me escuchó nadie. Los techos estaban abajo [caídos], las paredes también. Estaba desesperado porque empecé a ver todas las casas destruidas del barrio. Vi el desastre, mi casa, todo destruido", relata.

A tres cuadras de lo que quedaba de la vivienda, y luego de ser víctima de los saqueos, encontró a su familia vagando, en una esquina, casi de casualidad.

Haití antes del sismo. Stanley nació y creció en una tierra golpeada por la pobreza. Allí vivió durante 23 años antes de emigrar a la Argentina. En el seno de una familia de clase media baja tuvo que trabajar desde chico para ayudar a mantener a sus hermanos luego de la muerte de su madre.

Cuenta que las personas tienen problemas para acceder a la educación. La brecha se amplía cada vez más respecto a los pocos profesionales capacitados.

"Es un país con muchos problemas de educación. Sale una fortuna ir a la escuela. Hay muy pocas escuelas públicas y es difícil entrar a una de ellas. Si no tienes plata no podés ir", lamenta.

Tampoco abundan los empleos. En Puerto Príncipe, la capital del país, la mayoría de los haitianos realiza trabajos de albañilería, carpintería o mantenimiento. En las provincias se trabaja en el cultivo.

A pesar de eso Stanley encontró la forma de diferenciarse. Aparte de trabajar como barman y camarero en un hotel de lujo dictó cursos de apoyo de francés e inglés y trabajó en organizaciones no gubernamentales para ingresar filtros de agua desde República Dominicana hacia Haití.

"La salud también es un problema, pero las cosas graves tienen el apoyo de ONG como Médicos sin Fronteras, que se preocupan de las embarazadas o de los accidentes", afirma.

El cambio. A los 23 años Stanley tuvo la posibilidad de emigrar de su país y comenzar una nueva vida. Mientras trabajaba en la capital haitiana conoció a una pareja de argentinos que había viajado a visitar a su hijo adoptivo.

El matrimonio le facilitó el viaje y lo ayudó a conseguir un empleo.

Ahora viven todos en una casa prestada, con muebles prestados y ropa prestada. Miran hacia delante, pero no dejan de observar lo que dejaron atrás. "Mi familia dormía en la calle cuando pasó el terremoto. Estaban en el corazón de Puerto Príncipe. Acá estamos muy contentos. Mis hermanos quieren terminar su secundario y después estudiar y trabajar. Hacer una nueva vida, pero sin olvidar a los que dejamos allá".





para todos y muchas gracias
por visitarnos!!!!!!!!!

1 comentario:

Sony dijo...

conmovedora la histroia de este muchacho haitiano,la verdad es que me siento orgullosa de que en mi tierra haya gente buena y solidaria,que abren sus puertas a la gente necesitada.
solo deseos para esta familia que dios los bendiga siempre y que se hagan de muchas amistades,que nunca se sientan solos viviendo tan lejos de su raices.
emosionante historia.

feliz sabado para todos y un fuerte abrazo!!!!!!!

mariposas

.....

.....