"Toma una sonrisa, regálala a quien nunca la ha tenido. Toma un rayo de sol, hazlo volar allá en donde reina la noche. Descubre una fuente, haz bañar a quien vive en el barro. Toma una lágrima, ponla en el rostro de quien nunca ha llorado. Toma la Valentía, ponla en el ánimo de quien no sabe luchar. Descubre la Vida, nárrala a quien no sabe entenderla. Toma la Esperanza y vive en su Luz. Toma la Bondad y dónala a quien no sabe donar. Descubre el Amor y hazlo conocer al mundo". Mahatma Gandhi

04 marzo 2010



"Dos nuevas réplicas sacudieron anoche la zona de Valparaiso"

El sismo más fuerte tuvo una magnitud de 6,1 en la escala Richter, y se sumó a los movimientos registrados ayer en Concepción.



SANTIAGO DE CHILE.- Cuatro nuevas réplicas del devastador sismo que dejó más de 800 muertos en Chile el sábado último tuvieron lugar ayer en las zonas de Valparaíso y de Concepción, y despertaron nuevamente la alarma entres los ciudadanos del país vecino.

El primer temblor se sintió a las 14.46 y tuvo una intensidad de 6,1 grados en la escala de Richter, según el servicio sismológico de la Universidad de Chile. Su epicentro se ubicó a 79 kilómetros de Concepción.

Seis minutos después, hubo otra réplica de seis grados en la escala de Richter, cerca de Talca. Pero, además, una falsa alarma de tsunami acompañó se sumó a estos temblores para generar pánico en esas ciudades.

Por la noche, a las 23 hora local, un sismo de 6,1 grados de magnitud tuvo su epicentro a 39 kilómetros al oeste-sudoeste de Valparaíso y a 132 kilómetros al oeste-noroeste de la capital Santiago, con una profundidad de 27 kilómetros, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS por su sigla en inglés).

En tanto, a las 23.23 horas, otra réplica, de 4.9 grados en la escala abierta de Richter tuvo lugar cerca de esa zona: a 55 kilómetro oeste-sudoeste de Valparaíso y 85 al oeste de Santiago, según el USGS.

Los sismos de 6,1 grados fueron las réplicas más fuertes desde el terremoto del sábado último.

Cifras. Hasta el momento se ha confirmado la muerte de 802 personas. Sin embargo, la cifra de víctimas posiblemente aumentará con el correr de los días, ya que algunos reportes indican que la cifra de desaparecidos llega hasta 500 sólo en Constitución.

Alerta de tsunami en el desaparecido Dichato

Comienza un duro día para Rosa Vera. Han pasado cinco días desde el fatídico temblor y no sabe nada de su hijo Jonatan ni de su nietecita Elisabeth. Sus dos familiares vivían en Dichato, un precioso pueblo de veraneo recogido en una tranquila bahía a una treintena de kilómetros de Concepción. “De hoy no pasa, por fin están dando benzina (gasolina), y mi vecino ‘El Papi’ se ha prestado a llevarme para que busque a los míos”, dice Rosa preocupada.

Coches arrastrados por la corriente en la ciudad. | J.B.

Por el camino a Dichato un grupo de ciudadanos para el vehículo de ‘El Papi’, todo un figura de barrio, el carnicero que a todos ayuda. “La réplica de esta mañana, 6 en la escala Richter, ha provocado un tsunami Acaban de dar la alerta por la radio (Bío-Bío). Resguardaros en lo alto del cerro. Si veis que el mar se echa hacia atrás, corred”, avisan los compadres.

‘El Papi’ y Rosa continúan su camino hacia Dichato, la que dicen una de las poblaciones más destruidas por la catástrofe. A la llegada los militares, que tomaron la ciudad ayer procedentes de Valparaíso, les impiden la entrada a la localidad. Hace media hora que se ha desmentido la alerta de tsunami por la radio, por lo que se ha montado un gran revuelo, pero aún así el ejército no quiere que nadie entre a Dichato. Pronto el reloj marcará las seis de la tarde y se instaurará el toque de queda.



Escapando de los ‘milicos’

Rosa quiere saber sobre su hijo y su nieta, así que se acerca a un poblado de tiendas de campaña donde les explican cómo burlar el control militar y acceder a Dichato. Ni se lo piensan, sólo caminan entre la maleza que les pincha, consiguen llegar a lo que hace una semana fue el centro de Dichato, un balneario para gente cuica (rica).

‘El Papi’ comienza a llorar. Rosa no para de ir de aquí para allá. La visión es surrealistamente dantesca. Gigantescos barcos de pesca metidos tres kilómetros dentro de la costa, coches empotrados en las ventanas de una casa movida por el mar cuatro cuadras (manzanas) hacia el interior, restos de hogares mezclados entre peces secos como la mojama. “No me puedo creer que algo así haya ocurrido. ¿Esto es Dichato?”, comenta José Figueroa, ‘El Papi’ con lágrimas en los ojos.

Entre las ruinas de lo que una vez fue un cúmulo de viviendas ordenadas aparecen tres individuos con un palo. Con la paranoia constante de los asaltos, Rosa piensa que pueden ser peligrosos. Nada más alejado de la realidad. Son tres pobres diablos, vecinos de Dichato, que caminan como sonámbulos entre los restos. Tienen ganas de hablar. De vez en cuando el hedor a podredumbre y a muerto inunda las fosas nasales.

“Necesitamos de todo, no tanto comida o bebida, como ayuda para reconstruir esta ‘huevada’. Está todo destruido. Soy artesano y me gustaría seguir con mi oficio, pero así, ya me dirás…” comenta Eugenio Jara. Está muy enfadado con su presidenta, Michelle Bachelet: “Ahora sólo falta la omnipresencia divina, los helicópteros que empiecen a tirar kits de supervivencia. Me río, ahora ya nos da igual todo. Nos hemos organizado por nosotros mismos, ya es tarde. Hemos estado solos, ¿qué le hubiera costado al gobierno pedir ayuda a otros países? Rosa se encuentra a Magy, una joven educadora infantil que llevaba diez años viviendo feliz en Dichato. Junto a María, llevan todo el día buscando medicamentos y alimentos servibles entre los escombros. Al encontrar unos botecitos con medicinas cerca de la playa sonríen con la boca abierta de par en par.


Mientras, las olas golpean tranquilas la orilla de esta localidad desaparecida, una más de los cientos de pueblos destruidos, a muchos de los cuales ni se ha llegado aún. Hasta el sábado existían en las costas del centro y del sur de Chile, ya no. Pero ya da igual que el gobierno se confunda a la hora de predecir los tsunamis, tarde es.


Image Hosted by ImageShack.us

Nuestro corazón con todo
el pueblo chileno.
Un fuerte abrazo para todos!!!!!!


1 comentario:

Sony dijo...

debemos seguir con las cadenas de oraciones para con nuestros hermanos chilenos,necesitan de nustras oraciones para que la tierra deje de rugir,deje se sacudirse bajo los pies de esta gente que ya ven desolados el entorno que los rodea.

nuestra solidaridad con todos ellos y los abrazamos desde aqui con el corazon.

FUERZA CHILE!!!!!!!!!

mariposas

.....

.....