"Toma una sonrisa, regálala a quien nunca la ha tenido. Toma un rayo de sol, hazlo volar allá en donde reina la noche. Descubre una fuente, haz bañar a quien vive en el barro. Toma una lágrima, ponla en el rostro de quien nunca ha llorado. Toma la Valentía, ponla en el ánimo de quien no sabe luchar. Descubre la Vida, nárrala a quien no sabe entenderla. Toma la Esperanza y vive en su Luz. Toma la Bondad y dónala a quien no sabe donar. Descubre el Amor y hazlo conocer al mundo". Mahatma Gandhi

20 mayo 2010



"Colapso... o el ocaso de las civilizaciones"

Antes que la nuestra, el mundo vio nacer numerosas civilizaciones que, pese a su fortaleza, terminaron desapareciendo. De los mayas, los babilónicos, los egipcios, los romanos y los vikingos hoy no quedan más que recuerdos. ¿Por qué se desintegraron aquellas culturas? Averiguar la respuesta podría evitar que nosotros sigamos el mismo camino.



En 1839, el rico abogado y arqueólogo aficionado estadounidense John Stephens y el arquitecto, dibujante y fotógrafo británico Frederick Catherwood descubrieron en las selvas de Centroamérica lo que parecían ser las ruinas de una antigua civilización. Y eso eran. Durante siglos, los árboles habían ocultado los restos de la cultura precolombina más avanzada: la maya. Desde ese mismo instante las preguntas se agolparon en la mente de cientos de investigadores de todo el mundo. ¿Qué había sucedido con los habitantes de aquellas extraordinarias ciudades, ahora desiertas? ¿Cómo pudo desmoronarse una civilización que poseía asombrosos conocimientos matemáticos, astronómicos y médicos, así como una lengua y un sistema de escritura propios? Para Jared Diamond, profesor de Geografía de la Universidad de California (EE.UU.), lo que sucedió fue que aquella sociedad, simplemente, colapsó. Un hecho que describe en su libro –titulado, precisamente, Colapso– como “un drástico descenso del tamaño de la población humana y/o la complejidad política, económica y social a lo largo de un territorio considerable y durante un período de tiempo prolongado”.



La pregunta es: ¿qué provocó ese colapso en las civilizaciones pasadas? Y otra aún más interesante: ¿podría un destino semejante cernirse sobre nuestra sociedad, dejando como únicos testigos de nuestro paso por la Tierra las ruinas de los rascacielos de Nueva York o de la Torre Eiffel? Durante mucho tiempo se ha sospechado que la desaparición repentina de algunas civilizaciones se debió a desastres ecológicos muy virulentos, como erupciones volcánicas, sequías profundas y prolongadas, inundaciones devastadoras...



Sin embargo, aunque hayan sido un factor determinante en ciertos casos, este tipo de fenómenos no justifica todos los “colapsos” que se han producido. Por eso, tras estudiar diversos modelos reales del pasado, se ha llegado a catalogar cinco factores principales que llevan al desastre total, cuyo orden no presupone una importancia especial sobre el resto y que pueden combinarse entre sí.


Dañar el entorno: el caso de Pascua

El primero de ellos se refiere al daño que los propios habitantes ocasionan a su entorno, consciente o inconcientemente. Si es prolongado, puede provocar una situación de deterioro irreversible, de tal forma que el único final posible es la desaparición de la comunidad humana. La civilización que mejor describe este primer factor es la que habitó la isla de Pascua entre los años 900 y 1850. Pascua, que pasa por ser el pedazo de tierra habitable más remoto del mundo, se encuentra a 3.700 km al este de la costa de Chile.



Fue descubierta el 5 de abril de 1722 por el explorador holandés Jacob Roggeveen, y desde ese instante afloraron los misterios del lugar a través de sus imponentes moais. La mayoría de esas efigies de piedra alcanzan los 5 m de altura (hay una de 21 m) y pesan entre 10 y 270 toneladas. Cuando Roggeveen desembarcó en Pascua, sobrevivían unos pocos miles de personas. Insuficientes para tallar, pulir, transportar y levantar los 393 moais diseminados por la isla.



¿Qué había sucedido entonces? ¿Y por qué Pascua se mostraba como un lugar árido, casi inhóspito para la vida? En el transcurso de sus investigaciones los arqueólogos dedujeron que la fisonomía de la isla había sido muy diferente a la que se encontraron los europeos. De hecho, la superficie forestal debió cubrir casi todo el territorio, que durante la época de su máximo apogeo llegó a estar habitado por 15.000 personas. Entre esos árboles destacaba un tipo de palmera ya extinta de la que se extraían cuerdas, frutos y la propia madera. Fue precisamente esa especie la que utilizaron los pobladores para sustentar su modo de vida, pero de una manera tan inconsciente que en apenas 800 años ya no quedaba un solo árbol más alto de 3 m que talar.



Las consecuencias fueron la pérdida de las materias primas y de los alimentos silvestres, así como la disminución del rendimiento en los cultivos. Al no tener madera para fabricar canoas desapareció la pesca, al igual que los animales terrestres de tamaño medio, que fueron cazados hasta el exterminio. Entonces los pacenses se vieron abocados a una hambruna generalizada que les empujó a una guerra fraticida para hacerse con los alimentos disponibles. El final fue trágico: grandes mortandades por inanición, descenso de la población y recurso al canibalismo como medio de subsistencia. Aquella civilización no supo cuidar su entorno y pagó por ello.


"El futuro en nuestras mano"

Decálogo para sobrevivir al colapso.

Los expertos han elaborado un listado de los problemas a los que la humanidad deberá enfrentarse en el futuro para evitar su propia desaparición. Son los siguientes:


1. Revertir el actual ritmo destructor de entornos tan imprescindibles como los bosques, los humedales, los arrecifes de coral o el lecho marino.

2. Proteger de la sobreexplotación las fuentes de alimento mundiales. La mayor parte de los bancos de pescado y marisco ya están desapareciendo como consecuencia de la pesca intensiva.

3. Preservar la fauna del planeta; de lo contrario, buena parte de ella se habrá extinguido en el próximo medio siglo.


4. Detener el proceso de erosión que reduce los terrenos de cultivo.

5. Buscar alternativas al petróleo y al gas, cada vez más escasos y de peor calidad.

6. No abusar de los acuíferos y reservas de agua dulce.

7. Elaborar políticas efectivas para limpiar la atmósfera.

8. Luchar contra las especies animales y

vegetales foráneas que aniquilan a las autóctonas, como el mejillón cebra.


9. Disminuir la emisión de gases destructores de la capa de ozono.

10. Lograr un equilibrio en el crecimiento demográfico de la población mundial.



Un abrazo para todos
y gracias por visitarnos!!!!!!!!



7 comentarios:

Sony dijo...

vemos que a lo largo de la historia tampoc otras civilizaciones cuidaron el medio ambiente que los rodeaba,exprimieron todo y terminaron desapareciendo,espero que nosotros como civilizacion desarrollada no terminemos igual o peor.solo es cuistion de tomar un poco de conciencia y poner nuestro granito de arena.
interesante el tema,verdad,tu conocias esto??

un abrazo fuerte para todos!!!!

Lola dijo...

Hola amiga, me apasiona el tema que has tocado hoy, ojalá se note en algo que hemos evolucionado un poquito, esperemos que los mandamases del mundo sepan reaccionar y nosotros desde nuestra humilde posición colaboremos en todo lo posible. La imágenes geniales. ¿me das permiso para apropiarme de alguna de ellas?.
Un besote amiga y que sigas emocionándonos con tus entradas.

Tita la mas bonita dijo...

Los ancestros “borrados” o desaparecidos ya de nuestros día, le apostaban a una libertad responsable, (algunos), sus rituales al desnudo siempre expresaban agradecimiento, con un respeto máximo a la madre naturaleza; sin conocer las normas vigentes hoy ellos con esmero le hacían el amor continuamente a la naturaleza, ojala tuviéramos en nuestros genes la alegría, la seguridad, la bondad y la fe en que somos los responsables del cuidado de la naturaleza, ella la tierra la madre de todo lo que vive, y nosotros haciéndonos de rogar para volcar amor a manos llenas sobre esta agobiada madre!
Yo creo que la tierra implora paz, descanso, y éxtasis para seguir con su inmensa generosidad para con sus peores enemigos, la raza humana, ojala esos genes ancestrales salgan a relucir y nos involucremos activamente en el cumplimiento del decálogo!!
Un besito marino

Sony dijo...

hola lola,me alegro que te gustara esta spot,la verdad es que esta muy interesante.solo espero que hayamos aprendido de nuestro pasado para no volver a cometer los mismos errores,ahi demostraremos el avance de nuetros conocimientos.
por las imagenes puedes llevarte las que gustes lola,llevate en ellas un pedacito de este arcoiris.

un abrazo fuerte y gracias por visitarnos siempre!!!!!!!

Sony dijo...

muchas gracias tita por tu sincera refelxion,has descripto detalladamente los valores perdidos y los que debemos recuperar para seguir disfrutando entre todos este mundo prestado.

muchas gracias por tu compañia diaria!!!!!!

Adriana Alba dijo...

Nuestra casa...nuestra Tierra, se vio maltratada durante eones, todavía seguimos haciéndolo, la ambición y el poder en muchos casos es más fuerte que el amor.
Pero yo querida amiga tengo esperanzas...hay muchas personas que trabajan para ayudar a nuestro planeta, algunas incluso en el anonimato.
Me encantó ésta entrada llena de información y de luz, te dejo una página de web, seguro te va a interesar.

www.concienciasolidaria.com

Abtazoss muchoss!

Sony dijo...

hola adri,yo tambien tengo esperanzas de que esto vaya mejorando y entre todos logremos un planeta mejor,un lugar donde poder seguir viviendo.ya mismo me voy a ver esta pagina que me recomiendas,muchas gracias por pasarmela.

un abrazo amiga y que tengas un buen dia,gracias por acompañarme cada dia!!!!!!!

mariposas

.....

.....